lunes, 13 de marzo de 2017

Primer revés judicial para nuevo decreto migratorio del presidente Donald Trump

WASHINGTON,11 DE MARZO DE 2017,POR AFP Y AP


El nuevo texto, que entrará en vigor el 16 de marzo, fue enmendado y atenuado con respecto a la versión del 27 de enero, que el presidente Donald Trump firmó en un acto público. (AFP).

Varios grupos y estados preparan más acciones para impugnar medida

El nuevo decreto migratorio del presidente Donald Trump enfrentó su primer obstáculo judicial, después de que un juez federal suspendió la aplicación de la medida para la esposa y la hija de un refugiado sirio en Estados Unidos.

A la vez, varias organizaciones defensoras de los derechos cívicos y de los refugiados anunciaron que enviarán un recurso a la Justicia contra la medida, que será examinado el 15 de marzo, la víspera de su entrada en vigor.

El juez federal de Wisconsin William Conley impidió el viernes en un fallo preliminar que se prohíba la llegada de la esposa y la hija de este refugiado sirio, al considerar que corren "el riesgo de sufrir un daño irreparable" si se aplica el decreto de Trump, que niega la admisión de refugiados a Estados Unidos durante 120 días.

El demandante, un musulmán sunita que huyó de la guerra en Siria en el 2014 para evitar una "muerte casi asegurada", según los documentos enviados al tribunal, recibió el estatuto de refugiado en Estados Unidos, y luego presentó la demanda de asilo para su esposa e hija, quienes permanecen en Alepo.

Su solicitud estaba a punto de recibir luz verde cuando se vio obstaculizada por el decreto antimigratorio de Trump, que también prohíbe la entrega de visados durante 90 días a ciudadanos de Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

Aunque la decisión del juez Conley se aplica únicamente a este sirio y a su familia -cuya identidad quisieron preservar-, tiene una fuerte carga simbólica, al ser la primera medida judicial contra esta nueva orden ejecutiva de Trump, una versión modificada del decreto implementado el 27 de enero.

Este fue suspendido el 3 de febrero por un juez federal de Seattle después de que provocó una ola de indignación dentro y fuera del país.

De acuerdo con la decisión del magistrado, los argumentos del demandante "tienen posibilidades de ser validados", principalmente porque si la familia tiene que permanecer en Siria, puede sufrir "un daño irreparable".

El juzgado de Wisconsin estableció una audiencia para el 21 de marzo y, admitiendo posibles "diferencias importantes" entre las dos versiones del decreto, indicó que los argumentos que favorecen la suspensión podrían ser confrontados por "otros tribunales".