martes, 14 de marzo de 2017

Los tres mayores peligros a los que se enfrenta Internet según el creador de la Web

Reino Unido, 13 mar 2017,rt.com


Tim Berners-Lee, el científico británico conocido como el padre de la Web, ha enunciado tres peligrosas tendencias actuales de la Red y señala que su futuro depende de nosotros mismos.

Se cumplen 28 años desde la creación de la plataforma de información más amplia de toda la historia, la World Wide Web o red informática mundial. En el marco de esta celebración y de las recientes revelaciones de WikiLeaks sobre espionaje de los servicios de Inteligencia estadounidenses, el creador de la Web nos advierte en una carta abierta de las peligrosas tendencias que se asoman desde la Red:

Hemos perdido control de nuestra información personal. Berners-Lee manifiesta que el modelo de negocios actual de muchos sitios web ofrece contenido gratuito a cambio de nuestra información personal. Denuncia que muchas veces no tenemos manera de decir a las empresas qué información preferiríamos no compartir, sobre todo con terceros, ya que los términos y condiciones de uso se aceptan en su totalidad o se deben rechazar.

Es muy fácil difundir información errónea en la Red. Hoy en día, la mayoría de personas encuentran noticias e información en sitios web, redes sociales y motores de búsqueda. Según el científico, a través del uso de las ciencias de datos y de ejércitos de bots se puede difundir masivamente información errónea y obtener beneficios económicos o políticos.

La publicidad política en línea necesita transparencia. El hecho de que la mayoría de la gente obtenga su información de apenas un puñado de plataformas y la creciente sofisticación de los algoritmos que sacan provecho de abundantes reservas de información personal hacen que hoy en día las campañas políticas tiendan a elaborar anuncios cada vez más personalizados que llegan directamente a los usuarios. ¿Es esto democrático?, se pregunta el pionero.

El científico británico concluye diciendo que planea continuar aportando soluciones a estos problemas de la mano de la Fundación World Wide Web que dirige, a la vez que señala que construir la Red que queremos depende de nosotros mismos.