martes, 14 de marzo de 2017

Acción contra el Hambre alerta del impacto de las sanciones internacionales a Siria

Madrid,14.03.2017, (EFE).


La situación humanitaria en Siria y alrededores no ha mejorado con respecto al año pasado y que 13,5 millones de personas necesitan ayuda en la zona.

La ONG Acción contra el Hambre ha alertado este lunes del impacto que producen las sanciones internacionales sobre Siria, pues ocasionan problemas para acceder a materiales necesarios para proveer de servicios básicos a la población, como tuberías, medicinas, fosfatos o cloro para potabilizar el agua.

En una rueda de prensa organizada para recordar que la guerra en Siria cumple seis años, el director de Incidencia y Relaciones Institucionales de Acción contra el Hambre, Manuel Sánchez-Montero, ha demandado una serie de "exenciones" para que las organizaciones acreditadas para fines humanitarios puedan introducir ciertos recursos.

El problema, ha explicado, son los marcos normativos existentes, que prohíben la importación de casi todo tipo de material de uso dual porque "podría ser utilizado como arma", lo que provoca retrasos de hasta seis meses en obtener la aprobación para comprarlo.

"Si vamos a meter tuberías en Alepo van a ser para poner fuentes con una serie de canalizaciones temporales desde los puntos donde el agua es potabilizada, no para hacer lanzacohetes ni cosas por el estilo", ha asegurado Sánchez-Montero.

Con respecto a la próxima conferencia de Bruselas en la que se reunirán los países donantes de ayuda a Siria, ha pedido a los mandatarios que "honren sus compromisos".

"A pesar de los grandes titulares del año pasado, donde se decía que se habían recaudado cerca de 6.500 millones de dólares solamente para las necesidades urgentes del año 2016, la cobertura real de dinero desembolsado ha sido del 46 %", ha criticado Sánchez-Montero sobre el "fracaso estrepitoso" de la Conferencia de Londres.

Además, ha planteado "cambiar la estrategia del saco de comida por la del cheque y el empleo", es decir, que la ayuda humanitaria sea en forma de dinero, para así diseñar programas "de existencia" y no simplemente de subsistencia.

Por su parte, el responsable geográfico de la ONG, Jean-Raphaël Poitou, ha explicado que la situación humanitaria en Siria y alrededores no ha mejorado con respecto al año pasado y que 13,5 millones de personas necesitan ayuda en la zona.

Y ha recordado que no es solo Siria, sino que también afecta a zonas como Jordania o Líbano, donde se calcula que han entrado más 1,5 millones de refugiados y el 30 % de su población vive con menos de cuatro dólares al día.

"La población tiene ganas de que se resuelva el conflicto; los refugiados y la gente que está en Siria lo único que desean es poder volver a su casa", ha aseverado Poitou sobre los afectados por una guerra que hasta el momento se ha cobrado 470.000 víctimas mortales y ha ocasionado casi 8 millones de desplazados.